SARGO DE ATARGATIS

 

                                                               FRACTAL-3D   

Sabemos que los procesos recursivos que llamamos fractales son algo omnipresente en la naturaleza, pero, a menudo, no nos fijamos en ellos.

Lo que la idea de los fractales nos obliga a hacer, es a ver las cosas de otro modo, a considerar otra clase de relaciones y, en definitiva, a mirar con ojos nuevos nuestro sagrado y enigmático Kosmos.

Use gafas de anaglifo. (azul-rojo)

 

 

 

Este es un fractal "de libro", el mismo motivo , se repite a todas las escalas y en todas las variaciones posibles, creando una red tan tupida como lo permiten las funciones del árbol, naturalmente, siempre hay un límite para el número de recursiones perceptible para nosotros.

 

Pero siempre hay mucho más que lo que podemos ver a simple vista, la parte oculta de las plantas sigue el mismo proceso.

 

Los procesos recursivos ocurren a través del tiempo y del espacio sin distinción, permitiéndonos intuir su identidad, como nos muestra este instante congelado.

 

 

Es difícil asir la idea de que estas olas revoltosas se mueven siguiendo líneas geométricas precisas y que ni una sola gota escapa a esa ley.

 

Es fácil mirar una palmera y no ver nada especial en ella, es sólo una palmera, jamás hemos pensado que un ser vivo se manifiesta ahí, y aún menos, vemos como todo el proceso está regido por un orden matemático, tan obvio, que nos pasa desapercibido.

Hay un Orden Matemático detrás de cada manifestación de la Naturaleza.

 

El caso de esta roca es aún más interesante, si tenemos en cuenta que el proceso erosionador de índole recursiva, es producido por pequeños seres vivos, cabe preguntarse si esos seres son, realmente, algo ajeno a la roca misma..

 

 

 La mera recursión no explica el diseño de esta caracola, aunque es evidente que ha sido creada recursivamente, tampoco explica la diferencia entre la concha y el cuarzo, a pesar de que ambos muestran la recursión en su forma y estructura, la recursión, la fractalización, es una herramienta en manos de la Naturaleza, capaz de imaginar la forma y función  y de poner en marcha las fórmulas y procesos que la hacen real y tangible.

 

  Vimos más atrás como los antiguos constructores introdujeron en sus obras las ideas y conceptos que conocemos como fractales, dejando esto de lado, hay otro aspecto de los templos antiguos que implica una idea aún más profunda.

  Y es, a saber, que los templos humanos son el reflejo fractalizado en nuestro mundo, de lo que ellos consideraban que debía ser el Cielo, o un nivel superior, algo presidido por la idea más indiscutible de todas, el Orden, que conlleva la Belleza.

 Por que, enfrentado al caos primigenio, el hombre, ( como reflejo fractalizado de Dios ) debe imponer orden, en sí mismo y a su alrededor, como descubre el hombre agricultor, y así obtiene lo mejor de la Tierra.

 

 

 Aunque no es sencillo visualizar el crecimiento de una ciudad en el tiempo, hay una tendencia fractalizante más que evidente, por lo que sabemos de la historia reciente, los espacios van siendo divididos y subdivididos a medida que la población ha ido aumentando, ambos fenómenos son fractales, y si la tendencia no varía, los japoneses en sus mini habitáculos nos indican el futuro

 

Kalanchoe

          La hojas de Kalanchoe muestran un festón en todo su borde formado por minúsculas copias de la planta madre, en su momento, estas pequeñas copias se desarrollan lo suficiente como para mostrar a su vez, sus hojas festoneadas de copias aún más pequeñas, estas mini plantitas se enraízan con facilidad en cualquier sitio, el mejor momento para ver el efecto completo es a mediados de verano, antes de que caigan a tierra.

Romanescu

No conozco un fractal más perfecto, ni una metáfora mejor de nuestro Universo, el Todo está formado de pequeñas copias de sí mismo, sin las cuales no podría existir.

 

                                                                                                                                

Copyright 2011-2017 by Diego Sánchez Campos/ Reservados todos los derechos